Indice de artículos

BLANCA: Es una vela que puede usarse siempre en todo momento, pues su misión es la de iluminar. Cuando no se tiene otro color a mano, es la idónea para usar con el mismo. Es el color de la protección espiritual y la purificación.

ROSA: Es un color protector y benéfico en todos sus aspectos pues aglutina el rojo con el blanco purificador, lo que significa un equilibrio entre la fuerza y la dulzura. Se usa también en asuntos relacionados con la armonía de pareja.

AMARILLO: Esta vela se relaciona con el color del sol, con la actividad que proporciona la luz solar. Son muy usadas en rituales de elevación espiritual. Se utiliza cuando se quiere obtener beneficios tanto materiales como espirituales.

CELESTE: usado para la armonía y la comunicación espiritual. Se lo relaciona con los ángeles y el mundo celestial. Se puede usar en problemas familiares. También es usado para ayudar a los niños y a las personas que pasan por períodos de inestabilidad emocional.

AZUL: Es la vela de la justicia, la ecuanimidad. Para tranquilizar o ayudar a calmar a las personas enojadas. Conveniente para aquellas personas que estudian o tienen un trabajo donde el nerviosismo es una constante. El efecto del color azul en la mente es el de crear una conciencia orientada hacia la propia responsabilidad en los actos.

VERDE: Color neutral; no es frio ni caliente. Actúa sobre el sistema nervioso a modo de bálsamo, tranquiliza y activa centro energéticos que tienden a mejorar y estabilizar la voluntad curativa de las personas. Se usa principalmente para atraer la buena salud, la estabilidad emocional.

ROJO: Este color tiene una relación directa con la vitalidad, es un color activo, caliente. Su vibración se hace sentir inmediatamente en la persona. Actúa sobre los asuntos amorosos. Despierta la vitalidad y la pasión, es activadora de emprendimientos y refuerza la acción y reacción.

VIOLETA: Este color liberador de culpas y de karmas pasados. Este color ayuda mucho en situaciones de estrés y favorece la meditación.